Un libro supone una alfombra mágica a nuevos lugares, especialmente cuando los bolsillos se resienten y visitar algunos de esos escenarios lejanos se convierte en carne de fantasía. Por suerte, en la historia de la literatura caben selvas y palacios, planetas ficticios y también estas 5 playas literarias entre las que encontramos la favorita de Hemingway o las vistas del faro más famoso de las letras del siglo XX.

5 playas literarias que vas a reconocer

Playa Pilar (Cuba) – El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

“Se sentaron en la Terraza. Muchos pescadores se burlaron del viejo pero él no se enfadó”. Debió ser frente la Playa Pilar, una ensenada en Cayo Guillermo, al noroeste de Cuba, donde el protagonista de El viejo y el mar se propuso partir en busca del pescado más grande del Golfo de México, a juzgar por la predilección que Ernest Hemingway tenía por este lugar virgen de la isla caribeña en el que bebió, vivió y escribió durante los años 50.

Upton Towans Beach (Reino Unido) – Al faro, de Virginia Woolf

Bordeado por el Mar Celta, el condado de Cornualles, al suroeste de Reino Unido, incluye en su costa la playa de Upton Towans, una porción de arena con vistas al faro de Godrevy Island que habría inspirado la famosa novela Al Faro, de Virginia Woolf. Durante más ochenta años nadie supo si realmente esta playa en la que la autora veraneaba de pequeña fue exactamente la que inspiraría el nórdico lugar de verano de los Ramsay hasta que, en 2009, el propietario de este santuario literario, Dennis Arbon, decidió subastarlo por 80 mil libras totalmente seguro de su exclusividad cultural.

El Saler (Valencia) – Cañas y Barro, de Vicente Blasco Ibáñez

Aunque fuese escrita por Vicente Blasco Ibáñez en la playa de la Malvarrosa, en la ciudad de Valencia, la acción de Cañas y barro, publicada en 1902, transcurría algo más al sur. En el microcosmos fangoso creado por el autor naturalista El Palmar eran cuatro casas de agricultores donde hoy se preparan algunas de las mejores paellas de la zona, la Albufera una gran laguna de anguilas  y El Saler el pueblecito de una playa entre cuyas dunas los nudistas sustituyen a los toros que describía el protagonista de la novela.

Una playa de Argelia – El extranjero, de Albert Camus

Rechazado por una Argelia que formaba parte de su ADN, Albert Camus siempre se empeñó en resaltar la tierra en la que se unían el sol y la miseria y escenario de una de sus novelas más famosas, El Extranjero, y en concreto esa playa cerca de la actual Algiers en la que Mersault comete el crimen que define la (polémica) esencia de esta obra publicada en 1947. Hoy día esa playa anónima continúa simbolizando la metáfora de un mundo convulso.

Maya Beach (Tailandia) – La playa, de Alex Garland

Aunque en el libro de Garland no se especificaba la ubicación exacta de esa playa secreta a la que llegaba un joven mochilero, el mundo está convencido de que se trataba de Maya Beach, uno de los paraísos más idealizados de la isla de Ko Phi Phi, en Tailandia. Formaciones kársticas, aguas celestes y la selva desparramándose sobre las montañas conforman un edén visitado por un veinteñero autor en los años 90 y convertido, poco después, en una de las estampas más famosas del sudeste asiático.

Algunas de estas 5 playas literarias permanecieron en el anonimato de las páginas que las dieron a conocer durante años hasta que el clamor popular se empeñó en intuirlas y descubrirlas. Hoy día estos lugares continúan protegidos por una estela de misterio, de una inspiración aún atrapada entre sus dunas.

¿Qué otras playas literarias recuerdas?

5 playas literarias a las que una vez viajaste
5 (100%) 1 vote

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here