La India es un país diferente a cualquier otro del mundo; lo confirman sus colores, esa espiritualidad tan característica, su caos y su arquitectura, las tradiciones ligadas a un pasado en el que sabios y eruditos interpretaban el mundo desde un templo en mitad del trópico. Un destino que supone todo un reto para los sentidos de quienes viajan hasta sus entrañas y que, como tal, requiere de estos 25 consejos para viajar a la India reunidos por alguien que adora el país del curry.

Organizar el viaje

 

  • La mejor época para viajar a la India reside en invierno, especialmente en los meses de diciembre y enero. De finales de mayo a julio, el monzón del surcomienza en Kerala  y asciende hasta el corazón del país, mientras que el monzón del norte, el cual surge en Siberia, atraviesa Nepal hasta el golfo de Bengala de septiembre a noviembre. Aunque la actividad del monzón ha decrecido, este fenómeno continúa siendo impredecible dependiendo del año. Para consultar más información, el Instituto de Meteorología Tropical de Pune te facilita más datos en tiempo real.
  • El visado para viajar a la India desde España abarca un periodo de tres o seis meses a utilizar en un plazo de cinco años con múltiple entradas, al igual que sucede con otros países como México o Colombia. A fin de mantener un mayor control de las diferentes entradas, el visado a India se divide hasta en doce modalidades diferentes que podéis consultar en el siguiente link sobre visados de España a India.
  • Actualmente no existen vacunas obligatorias si viajas a la India desde España, siendo la de la fiebre amarilla la única obligatoria si llegas desde uno de los países endémicos de esta enfermedad. Si aún así preferís no correr riesgos, las vacunas más recomendables son las de la fiebre amarilla, la hepatitis A y B, la malaria o la rabia. Lo mejor será consultar en cualquiera de los Centros de Vacunación Internacional de nuestro país.
  • Para haceros una idea del presupuesto a la hora de viajar por la India, 1 rupia equivale a 0.01 euro . Partiendo de esta base, las cantidades más usuales a manejar son de 3000 rupias (42 euros), 2000 (28 euros) o 1000 (14 euros). Aún así, la appXE es una de las mejores aliadas para controlar en tiempo real la conversión de divisas.
  • Si vas a viajar a la India lo mejor será que avises a tu banco, ya que muchas entidades permiten un retiro de dinero limitado generalmente a 300 euros por semana, lo cual puede ser un impedimento a la hora de pagar cursos de buceo, comprar un vuelo en una agencia o, en definitiva, desembolsar altas cantidades de dinero durante el viaje.

Comer en la India

Sadhya (o thali), un plato típico en el estado de Kerala (India).
  • Quien viaja a la India debe ser consciente de que el picante es un aderezo ligado íntimamente a su cultura gastronómica. ¿Pero allí también preguntan eso de picante suave, medio o muy picante?, pensaréis. Pues. . .en realidad no. De hecho, aunque pidas un dhal fry (un guiso de arroz y lentejas) sin picante en veinte restaurantes indios diferentes acabarán incluyéndolo tal cual en el plato.
  • Cuando se trata de viajar a la India, llevar agua embotellada con nosotros se convierte en un obligado. En caso de una posible intoxicación (ya sabéis, el tratamiento de algunos alimentos cocidos), combinar suero con agua embotellada y consumir la mezcla de forma continua durante un día es la mejor solución.
  • La gastronomía de la India es una de mis favoritas y también una de las más peculiares del mundo gracias a su combinación de especias, verduras y legumbres. Algunos de los platos más famosos son el biryani (arroz basmati con carne o verduras), el aloo goobi (combinación de colifror con patata y curry) el pollotandoori (cocinado en el horno de barro que le da nombre), las samosas(empanadas en forma de triángulo rellenas de verduras), sus panes (del naan, elaborado con yogurt, al paratha, mi favorito, relleno de patata y cebolla) o, más concretamente en el sur, el dosa (una especie de crepe a base de lentejas y arroz) o el thali, mi plato insignia de India. Conocido también como shadya, el thaliconsiste en una combinación arroz y pan indio servidos en hoja de platanera con varias salsas y encurtidos típicos del estado de Kerala. Si podéis, probarlos todos.
  • La India es un buen país para los presupuestos ajustados ya que comer es sumamente barato. En los restaurantes más turísticos probablemente te cobren algo más, pero en general no deberías pagar más de 800 rupias por dos comidas al día. Los platos más sencillos como arroces o guisos suelen costar menos de 200 rupias y los platos con carne no más de 400 rupias. Básicamente puedes comer por 10 euros al día sin problema y por mucho menos si te gusta la comida callejera.
  • Como en todo lugar turístico, lugares como Goa o Fort Kochi, en Kerala, están llenos de cafés y restaurantes enfocados a los turistas en los que, a pesar de no ser muy caros, los sabores quizás no sean tan autóctonos. Por ese motivo, recurrir a los puestos de comida callejera es una genial opción no solo por su precio (un kebap por 80 rupias, tres samosas por 50. . .) sino porque abarca sabores mucho más auténticos. Aún así, si lo tuyo no es comer street food, detente en el primer tenderete en el que veas una larga cola o mucha gente comiendo; malo no podrá estar.

Dormir en la India

 

  • Dormir en la India es sumamente barato, especialmente si lo vuestro son los hostels para mochileros o los conocidos como guesthouses. Si buscáis hoteles en la India encontraréis opciones hasta de 3 euros por noche, mientras que en los guesthouses normalmente no pagaréis más de 20 euros por una habitación doble. Eso sí, si regateáis, mucho mejor.
  • Algunos monasterios, ashrams o templos de la India también acogen turistas a los que ofrecen cama y comida a cambio de un donativo. Algunos ejemplos son el famoso Templo Dorado de Amritsar o el Anand Prakash Yoga Ashram, en Rishikesh.

Moverte por la India

 

  • Si quieres viajar a la India con tu télefono móvil y vas a estar bastante tiempo opta por comprar una tarjeta de una operadora india en cualquier kiosko y utilízala para el tuyo. Trata de usar las redes wifi de tu hotel o de los puntos apropiados y, por supuesto, no se te ocurra hacer llamadas o enviar demasiados mensajes a través del roaming (te lo dice alguien que pecó de inexperto y pagó una factura de casi 600 euros al volver a Europa).
  • Moverse en taxi por la India puede ser algo caótico, especialmente si se trata de una gran ciudad como Mumbai o Delhi. Por ese motivo, contratar a un chófer es la mejor opción, ya que además de poder pactar un precio global por transportaros todo el día también os puede enseñar muchos sitios que no aparecen en las guías turísticas. Normalmente el chófer también te llevará a negocios como fábricas de alfombras y alfarería para que compres algo si quieres (y así el pueda llevarse una comisión). Si contactáis con el chófer desde vuestro hotel, mejor.
Nosotros le llamábamos Barba Roja y fue nuestro taxista durante los días en Agra.
  • Y recalco lo de contratarlo a través de un hotel porque en la India, al igual que en cualquier otro país, muchos aprovechan el tirón turístico para confundir al visitante y estafarlo utilizando métodos muy poco ortodoxos. En nuestro caso, si bien India nos pareció un país muy seguro, tras llegar al aeropuerto de Delhi tuvimos un percance tras comprar un ticket de taxi oficial cuyo número era el 39. Poco después, uno de los chóferes “no-oficiales” entremezclados con el resto nos metió en el 40 y terminamos en una oficina de turismo clandestina donde nos obligaron a pagar 500 euros. Al final solo pagamos poco más de 100 y sí, nos llevamos un buen susto que duró más de seis horas, o siete, ni me acuerdo. Una larga historia.
  • Si estáis pensando en viajar en tren por la India, os gustará saber que existen ocho modalidades diferentes de billete, desde la AC First Class (el más caro) hasta la Second Sitting, siendo la Sleeper Class la más recomendable, ya que a pesar de carecer de aire acondicionado es una clase cómoda, tienes tu propio asiento y litera y no es cara (yo pagué unas 2 mil rupias – 30 euros – por una ida de Agra a Kerala durante casi dos días).
  • A la hora de visitar algunas atracciones turísticas como el Taj Mahal debéis prestar especial atención de no caer en las garras de los guías turísticos que te dirán que “sin guía no permiten entrar al mausoleo” o ese sospechoso cartel de “taquillas” que muestra un hombre en una esquina. El Taj Mahal cuenta con sus propios vestuarios, guías y taquillas en el interior del recinto.
  • Durante los últimos años, el conocido como slum tourism se ha convertido en una nueva tendencia que consiste en visitar barrios pobres en países subdesarrollados a fin de conocer esa otra “realidad” presente en ciertas culturas. Existen muchos debates en torno a esta modalidad de viaje aunque, si puedes, procura no hacer fotografías a niños pidiendo en las calles ni a ese pobre al que has dado un sándwich de un bar. Más que un consejo, una sugerencia personal.
  • Algunos transportes de la India, como el ferry en Kerala, suelen dividirse en compartimentos para mujeres y hombres. Un dato que quizás os choque en un primer momento pero al que os acostumbraréis con el paso de los días.
  • Muchas personas de las que viajan a la India lo hacen con intención de profundizar en la práctica del yoga y otras terapias alternativas como el ayurveda, un sistema de medicina tradicional india basado en extractos de plantas que el terapeuta combina en función del diagnóstico físico y emocional del paciente. Si encontráis este tipo de tratamientos en bazares o mercados no lo compréis, especialmente porque puede que estén adulterados y el comerciante no tenga ni idea de lo que te está vendiendo. Lo mejor será acudir a centros o consultas de terapeutas profesionales en esto del ayurveda.

 

Interactuar con los locales

Interactuar con los locales en India

  • Cuando interactuemos con personas indias lo mejor será inclinar las palmas de las manos a la altura del pecho y musitar el típico “Namaste”. Cuando te despidas vuelve a realizar el gesto acompañado de “Namaste Ji”, una expresión aún más respetuosa. Estrechar la mano es una costumbre más occidental y no demasiado extendida en India.
  • La India es un país maravilloso pero hay que reconocer que no es el más limpio del mundo. De hecho, suele ser típico ver las grandes montañas de basura en los barrios pobres y al pasajero que viaja frente a ti en el tren tirar los envases de su cena por la ventana. Tratad de dar ejemplo.
  • Especialmente cuando viajamos al sur, donde el buen tiempo incita a vestir más de corto y llevar tirantes, llamar la atención de la gente es algo más que usual. Que no os extrañe que muchos indios se acerquen a haceros fotografías sin ningún tipo de pudor, especialmente si eres una mujer y enseñas más carne de la normal. Totalmente inofensivo, pero a veces muy molesto.
  • En la India cuentan con muchas costumbres curiosas pero quizás una de las más chocantes sea su forma de asentir. Sí, cuando a un hindú le preguntas si puede llevarte a ver el Taj Mahal y niega con la cabeza realmente te está diciendo lo contrario. Al principio desquicia un poco, luego se convierte en algo entrañable.
  • La India es un país de gente espiritual, tranquila y amable, en el que como en muchos lugares las zonas comerciales están llenas de personas que intentarán venderte sus alhajas y pareos pero donde también existen locales que, sin conocerte, te dirán que van a rezar por esa picadura de mosquito que te ha salido en la cara y que te abrirán las puertas de su casa para invitarte a un whisky con agua. Al menos, yo me fui con esa sensación.

Estos 25 consejos para viajar a la India siempre os serán útiles cuando lleguéis a un país tan diferente (y maravilloso) como es la nación del Taj Mahal, los colores y la espiritualidad. Porque como bien dijo el personaje al que interpretaba Judi Dench en la película El Exótico Hotel Marigold: “India te golpea como una ola. Si te resistes, te derriba. Pero si te zambulles, te llevará al otro lado“.

 

 

25 consejos para hacer un viaje a la India
Rate this post

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here